La pareja formada por Noemí Rodríguez y su marido y copiloto, Raúl Guzmán Villa, han participado en el Dakar Classic 2022.

La malagueña había participado en múltiples triales locales y regionales de 4×4 extremo, hasta que hace unos 8 años sufrió un tremendo susto. Su coche volcó por su lado en un río; su hermano, que iba con ella, la ayudó a salir por su lado del coche, pero eso le hizo alejarse de la competición durante un largo período. Hace unos años volvió a pilotar y su esposo, Raúl, probó por primera vez dentro de un buggy como copiloto de Joan Laszcorz. Ahí, surgió la idea de probar suerte en los raids de regularidad. A Noemí le encantó la experiencia y quiso seguir en dicha modalidad. La creación del Dakar Classic les permitía plantearse su mayor aventura. Decidieron no inscribirse en la primera edición, pero cuando vieron la carrera por televisión se arrepintieron. Decidieron que en 2022 estarían ahí. Para ello tuvieron que hacer grandes sacrificios. Vendieron un coche, una caravana y una embarcación para preparar su Nissan Patrol de 1993 e inscribirse.

Tras esta experiencia, la pareja ha terminado en una meritoria Posición 55 de la clasificación general de Classic, lo cual tiene aún más mérito, ya que han afrontado la cita más dura del mundo sin haber pilotado nunca en dunas y sin asistencia mecánica. Raúl se ha encargado de arreglar los daños del coche al final de las etapas.

El equipo Cartameño tubo su mejor etapa precisamente en la primera donde terminaron en la 13ª posición, lo cual curiosamente les dio suerte, ya que han podido terminar la prueba en este meritorio puesto 55.

Desde la redacción de Cártama TV le damos nuestra más sincera Enhorabuena.